Cuando respiras, el aire que exhalas es dirigido por la mascarilla hasta la parte superior de tu rostro, es así como este llega hasta tus lentes los cuales se empañan por la diferencia de temperatura que hay entre la superficie fría de tus gafas y lo caliente de tu aliento.

Unos lentes empañados, más allá de una molestia, pueden llegar a convertirse en un peligroso problema, sobre todo a la hora de llevar a cabo una actividad en la cual mantener despejada la vista pueda llegar a ser crucial para evitar un accidente, como al manejar un automóvil o al operar si eres médico. 

A continuación te daremos una serie de recomendaciones que te resultaran útiles para solventar esta problemática, para que puedas mantener una vista despejada en alta definición mientras te proteges llevando siempre tu mascarilla puesta.

Esparadrapo

Esparadrapo es uno de los nombres por los cuales se conoce a la cinta adhesiva que usualmente suelen encontrarse en los botiquines de primeros auxilios, que a diferencia de la cinta adhesiva común, tiene un uso clínico y van muy bien con la piel en su presentación hipoalergénica.

La idea es usar el esparadrapo para asegurarse de que la mascarilla se encuentre bien pegada a la cara; usando un trozo de esta cinta en la parte superior de la mascarilla para así fijarla muy bien a la nariz de manera tal que el aire que exhalamos no pare directo al cristal de tus gafas.

Sumado a esto, si se usa las gafas por encima de la mascarilla el resultado puede llegar a ser mucho más efectivo, ayudando a que la mascarilla se mantenga bien adherida a la nariz por todo el día sin que se empañen los lentes.

Antivaho

En el mercado existen una serie de soluciones líquidas con sustancias químicas especializadas en impedir cualquier tipo de condensación sobre diversas superficies como plásticos transparentes o cristales de lentes. 

Estos productos no dañan los lentes ni alteran su transparencia, por lo que son una muy buena opción a la hora de lidiar con esta problemática del empañamiento. Asimismo estos se comercializan en distintas presentaciones como en sprays, por lo que su aplicación puede llegar a ser muy sencilla, rápida y efectiva.

Lo mejor es que también puedes usarlos sobre las pantallas protectoras, o viseras de protección, que tanto se usan en complemento con las mascarillas, y que son muy propensas a empañarse en climas con temperaturas bajas cuando se están usando.

Por otro lado, así como existen tratamientos que añaden propiedades anti-reflejantes a los cristales de tus lentes, existen a su vez tratamientos especiales que les pueden añadir estas propiedades antivaho a tus gafas. 

Así que puedes ir pensando en cambiar los cristales de tus monturas si quieres experimentar esta nueva tecnología.

Jabón 

Preferiblemente haciendo uso de un jabón líquido que no contenga ningún sólido, y con ayuda de una gamuza, puedes verter unas pocas gotas del jabón para esparcirlas a través de toda la superficie de los lentes, frotando hasta alcanzar una transparencia óptima.

Es pues que se forma una membrana transparente con el jabón la cual repele el aliento, evitando pues de una forma barata y casual el que tus lentes se empañen. 

A veces las mejores soluciones son las que se pueden conseguir con lo que tienes a la mano, sin embargo hay que tener muchísimo cuidado con esta alternativa ya que si no se tiene la suficiente delicadeza puedes acabar rayando las gafas, sobre todo si no haces uso de un jabón líquido adecuado.

Antes de recomendar esta solución a tus clientes, recuerda revisar los materiales y cristales de las gafas, pues algunos jabones liquidos pueden dañar ciertos materiales o tratamientos especiales en los cristales. 

La Mascarilla

Diversos son los tipos de tapabocas o mascarillas que hay en existencia, pero entre toda esta variedad vale la pena destacar aquellos que poseen una pieza metálica flexible en la parte superior, puesto que en lo que se refiere a evitar el empañamiento de los lentes este artilugio es muy útil al permitir un mayor agarre al presionarlos y ajustarlos a la superficie de la nariz.

Aquellas mascarillas de producción casera también se pueden beneficiar de esta configuración, añadiendo a su diseño un material análogo que cumpla la misma función en la parte superior, y permita a la mascarilla ajustarse con mayor abrasión a la nariz.

Recordemos que en tanto el aire que exhalamos no pase directamente hasta los lentes, estaremos combatiendo el inconveniente del vaho; para cualquier tipo de mascarilla que utilicemos esto será lo importante.

Un truco que también es muy útil al respecto de todo lo anterior, es colocar la mascarilla lo más arriba que se pueda, de esta forma el tapaboca quedará más prensado y por ende mejor sujeto a tu rostro, obstaculizando la circulación de la exhalación hacia la parte superior.

Transmite estas recomendaciones a todos tus clientes y conseguirás mantener sus gafas en perfecto estado, una mirada cristalina, y todo sin descuidar su salud e integridad.